Archive for junio, 2010

La cesta ecológica

En casa consumimos frutas y verduras ecológicas y procuramos que sean de temporada, un gran porcentaje de ellas nos las suministran nuestros padres pues tienen huertas que siembran y cultivan de forma respetuosa con la tierra. No usan pesticidas químicos y conservan las semillas de un año para otro, obteniendo así unas cosechas de confianza. Otra parte de nuestra cesta ecológica proviene de una cooperativa de cultivo ecológico de Galicia llamada Labregos Daiquí.

Solemos hacer un pedido cada quince días y cuando nos llega a casa la cocina se transforma en un arco iris de colores de la gran variedad de frutas y verduras que nos llegan. Os voy a enseñar una pequeña muestra de ello, aunque me encantaría que a través de vuestras pantallas llegara el aroma de las distintas frutas, es algo que me encanta.

Alimentarse de una forma sana supone cambios en el estilo de vida de las personas. Nosotros lo estamos consiguiendo.

Tú también puedes… si quieres.

Anuncios

30 junio, 2010 at 8:33 pm 10 comentarios

Bolitas de helado de cereza

Esta receta de helado facilísima y deliciosa la he visto hace unos días en el blog de Elena, El Delantal Verde, que a parte de ser una especialista en recetas veganas es una artista para los helados. Y este en concreto me ha llamado mucho la atención por su colorido y porque es mi fruta preferida: la cereza ¡mmm! Este año tuve la suerte de poder hartarme de ellas y además de hacer la “recolección” personalmente. Mi padre tiene un cerezo y aunque jovencito este año dio muchísimas, así que simplemente era alzar la mano y… coger -cerezas comer cerezas, coger-cerezas comer cerezas 🙂

Con las últimas he aprovechado para hacer este helado que hoy os propongo:

Ingredientes: 1 yogurt natural de soja – 400 grs. de cerezas – sirope de arce – una pizca de sal.

Con las manos en la masa: Lavamos y sacamos los huesitos y los rabitos de las cerezas, metemos en el baso de la batidora junto con el yogurt y el sirope (al gusto, teniendo en cuenta que el frío merma el dulzor). Batimos bien, añadimos la pizquita de sal y metemos la mezcla en un recipiente con tapa en el congelador. Al pasar media hora, sacamos del congelador y batimos de nuevo. Así dos veces más por lo menos cada media hora, finalmente lo dejamos en el congelador hasta tomarlo. Para que salga en forma de bolitas lo podéis hacer con una cucharita de descorazonar verduras  o con la cuchara propia de hacer helados (también lo podéis tomar según viene del congelador sin darle más vueltas).

Disfrutad de este helado y otros que pueda crear vuestra imaginación…

25 junio, 2010 at 6:09 pm 8 comentarios

Plantas mágicas para la noche de San Juan

El solsticio de verano despierta escondido entre las cenizas. Elixires y conjuros cabalgan sobre los cuatro elementos –agua, tierra, fuego y aire– mientras el amanecer libera uno a uno los hechizos.

Para la tradición, el árbol reúne la magia más poderosa del mundo vegetal. Las raíces representan el mundo terrenal, en tanto que la copa simboliza el celestial y el tronco es el nexo que une ambas esferas. Los druidas y los celtas pensaban que la Naturaleza estaba repleta de espacios sagrados y convirtieron los árboles en el templo en el que celebraban sus rituales de sanación. La recolección con finalidad sanadora se llevaba a cabo según rigurosos protocolos.

Bajo este fértil dominio, la vegetación diversa dibuja un puzzle de matices, aromas y texturas con el que preparar ungüentos, cataplasmas, infusiones… todo tipo de remedios para cualquier mal. Las hierbas han sido utilizadas en todas las culturas por sus propiedades mágicas y medicinales. La elección de las hierbas de la noche de San Juan no es casual,  ya que todas ellas “trabajan para la renovación y la limpieza del organismo”, propiedades que están en consonancia con la finalidad primordial de esta noche mágica de purificación.

La combinación de siete plantas, casi todas ellas nacidas entre el final de la primavera y el inicio del verano, constituye un grimorio sagrado, una conjunción de fuerzas aromáticas y con promesas de sanación profunda y protección frente a los espíritus.

Son la salvia, la milenrama, el crisantemo de los prados, la hiedra terrestre, el rusco, la artemisa y el hipérico, recolectadas durante esta noche de San Juan.

La salvia, con propiedades antiinflamatorias, balsámicas y antisépticas. Resulta muy útil para tratar los resfriados y la bronquitis. Además, reduce el nivel de glucosa en la sangre. Según la leyenda, entre sus propiedades figuran proporcionar salud y sabiduría y proteger contra el mal de ojo.

Los pequeños racimos de diminutas flores blancas o rosadas de milenrama se agitan alegremente. Preparada en infusión, esta planta sirve para lavar heridas y úlceras, y como cataplasma alivia las inflamaciones por su efecto astringente. En la Antigüedad se creía que un ramo de milenrama colgado del lecho conyugal o sobre los futuros esposos durante la ceremonia matrimonial aseguraba el amor durante al menos siete años.

Los coloridos ramos de pétalos comestibles conocidos como crisantemos de los prados, a menudo utilizados para aromatizar postres, simbolizan el Sol y la inmortalidad y son empleados para aliviar las molestias propias de la menstruación.

La hiedra terrestre, de hojas de color verde oscuro, tiene efectos antitusivo y expectorante, y en infusión sirve para aliviar dolores reumáticos. En la Antigüedad era empleada para realizar sortilegios de amor y fidelidad, para protegerse contra la negatividad y para invocar a los espíritus de la Naturaleza.

El rusco, planta de color verdoso con rojizas bayas en el tallo, tiene propiedades diuréticas y suele tomarse en infusión. Sus flores combaten los cálculos biliares combinadas con limón. También reduce la fiebre. Colocada en las puertas de las casas como protección contra las energías negativas.

La  artemisa es otra hierba con propiedades digestivas y sedantes. Las mujeres de la antigua Grecia recurrían a ella para neutralizar las molestias menstruales y se creía que tenía propiedades abortivas, por lo que no es recomendable su uso en mujeres embarazadas. Su faceta mágica está ligada a los viajes seguros y felices. Con ella se fabricaban flechas que eran lanzadas hacia los cuatro puntos cardinales como sortilegio frente a los malos espíritus.

Pero de entre todas las hierbas recolectadas justo antes de la madrugada del día 24 de junio la más conocida es la hierba de San Juan o hipérico, que, según una curiosa leyenda, nació de las gotas de sangre derramada al ser decapitado San Juan Bautista. Con ella se alivia la depresión y, según los tratados de magia, protege contra los malos espíritus.

Así que… aquí os dejo una ramita de hipérico o hierba de San Juan para que os proteja contra todo aquello que no sea positivo y que no queráis que entre en vuestras vidas. ¡Feliz Noche de San Juan!

23 junio, 2010 at 4:42 pm 8 comentarios

Bizcocho de manzana y piñones

Aprovechando unas manzanas ecológicas que estaban ya maduritas en el frutero esperando a ser aprovechadas para alguna receta dulce y una mermelada de manzana que me regalaron hace unos días, preparé este rico y vistoso bizcocho.

Ingredientes (ecológicos*): 4 huevos grandes – 1 yogur natural – 1 medida de yogur de aceite – 2 medidas de azúcar – 2 medidas de harina – ralladura de 1 limón – 1 sobre de levadura ecológica. Para la cobertura: 3 ó 4 manzanas peladas – 1 rama de canela – 4/5 cucharadas de azúcar morena de caña – un puñadito de piñones – mermelada de manzana.

Con las manos en la masa: Se pelan y cortan las manzanas en trozos no demasiado grandes y se ponen al fuego con un poquito de agua, una ramita de canela y 4 ó 5 cucharadas de azúcar. Cuando están blandas se retiran del fuego y se reservan. Precalentamos el horno a 170º. Batimos las yemas con el aceite y añadimos los yogures, la mitad del azúcar, la ralladura de limón, la harina y la levadura. En otro recipiente batimos las claras y el resto del azúcar hasta que queden bien espesas. Mezclamos las dos masas y colocamos en una fuente de horno previamente engrasada. Colocamos por encima las manzanas y los piñones y espolvorear un poco azúcar.

Cuando el bizcocho suba encender también la parte de arriba del horno para que se dore. Dejarlo hasta que el palillo salga limpio y el bizcocho esté dorado. Cuando esto ocurra lo sacamos del horno y lo ponemos sobre una rejilla para que enfríe y cuando haya enfriado con la ayuda de un pincel de cocina le ponemos la mermelada por arriba (en la foto aún no le había puesto la mermelada).

20 junio, 2010 at 7:50 pm 3 comentarios

Diez razones para usar Ubuntu

Lo se, no es ninguna novedad en absoluto, pero esa frase se vuelve llamativa si viene de Dell, uno de los mayores fabricantes de ordenadores del mundo. ¿Están cambiando las tornas?

En la página de Dell se pueden leer diez razones por las que usar Ubuntu.

En uno de esos puntos, se puede leer: Ubuntu es más seguro que Microsoft Windows. La explicación deriva de la cantidad de virus y troyanos que tienen como objetivo el sistema de Microsoft, frente a la casi nula aparición de los mismos en sistemas GNU/Linux. Es cierto que el hecho de que los sistemas GNU sean menos atacados implica que el problema de los virus es menor, pero este hecho no es la única razón que hace a GNU más seguro.

Los sistemas GNU/Linux están concebidos de base para ofrecer mayor seguridad. Por ejemplo el uso de la contraseña de administrador para hacer cambios críticos en el sistema. Si no eres administrador, te vas a quedar con las ganas de joder el ordenata, así que los virus lo tienen un poco más difícil.

Pero eso no es todo, el hecho de que sea libre lo hace automáticamente más seguro que un sistema privativo. Si no puedes ver el código fuente, nadie, por mucho que te lo prometa, te puede asegurar al 100% que ese sistema está libre de troyanos por ejemplo. Además de ciertas actividades ocultas de los propios sistemas privativos al margen del conocimiento del usuario. Un usuario de GNU/Linux puedes examinar el código y ver de primera mano lo que va a usar, si no le convence lo que hay, puede modificarlo o cambiarlo. Esto, sumado al hecho de que miles de personas están velando por la integridad y seguridad del código, y que un error crítico puede ser reparado en cuestión de horas, hace que ningún sistema de código cerrado pueda superar en seguridad al código abierto.

Ubuntu es una distribución de GNU/Linux, y como tal, tiene un nivel de seguridad muy similar a cualquier otra. Así que podemos afirmar que no solo Ubuntu es más seguro que Windows, sino que GNU/Linux es más seguro que Windows.

Si vas a enviar emails, conectar con tu banco, mandar archivos, descargarte contenidos, escribir un blog, comentar en una red social, ver fotos o consultar webs, ya sabes, más vale utilizar software libre.

Fuente: PILLATEUNLINUX

18 junio, 2010 at 6:23 pm 5 comentarios

Movimiento “slow home”

Más del 60% de las casas están mal construidas y, por ello, el bienestar de sus inquilinos y el medio ambiente se ve afectado. Bajo esta premisa, los impulsores del movimiento “slow home” proponen unas pautas de diseño para edificar casas donde se prioriza la calidad de vida de las personas y el respeto a la naturaleza.

¿Qué es el movimiento “slow home”?

El movimiento “slow home”, o casa lenta, traslada el concepto del “slow food” al diseño y la construcción de viviendas. Sus impulsores, los arquitectos John Brown y Matthew North, sostienen que las casas mal construidas son como la comida rápida, malas para los consumidores y para el medio ambiente.

En las últimas décadas, afirman, la forma rápida de construir se ha generalizado hasta alcanzar a más del 60% de los edificios. Según sus principios de diseño, en EE.UU. sólo un 10% de las casas podrían denominarse “slow”. Brown incluso asegura que en este país el descenso de los niveles de salud de los barrios más desfavorecidos no se debería sólo a los malos hábitos alimenticios, sino también a una peor calidad de vida provocada por edificios mal diseñados.

Una edificación barata, hecha a contrarreloj y en bloque, encaja en la idea de “fast home”, pero una casa lujosa o con materiales caros también puede serlo. Las diferencias entre una casa rápida y una lenta no vienen dadas por el estilo, el tamaño, la edad o su coste, sino por la calidad de su diseño subyacente.

El criterio esencial es cómo se ha organizado su edificación para que encaje en su entorno, con qué eficiencia están relacionadas las distintas habitaciones y cómo responden cada una por separado. En definitiva, este diseño prioriza hacer la vida más fácil y confortable a los habitantes de la vivienda y reducir su impacto medioambiental.

Criterios para identificar una vivienda “lenta”:

Ecológicas: tienen en cuenta a la naturaleza, no se construyen en lugares donde se puede provocar un gran impacto y utilizan materiales sostenibles y tecnologías para reducir la huella ecológica. Siempre es mejor renovar casas ya edificadas en comunidades ya creadas, un criterio que también ayudará a evitar el impacto del transporte.

Saludables: evitan materiales y sistemas de construcción tóxicos o con posibles impactos en la salud. El espacio interior de un edificio puede ser más nocivo que el del exterior si está fabricado con materiales químicos perjudiciales. Además, se ubican en lugares que permitan a sus residentes andar o ir en bicicleta.

Diferentes y locales: huyen de las grandes constructoras o producciones a gran escala, con el mismo modelo. La prioridad de este tipo de edificios no son las personas y el medio ambiente, sino hacer ganar el mayor dinero posible a sus promotores. Un diseñador “slow” piensa en las características concretas de la casa, sus habitantes y su entorno. Levanta el edificio con materiales, productos y fabricantes del propio lugar para adecuarse a las condiciones concretas de la casa, reforzar la comunidad local y evitar el impacto de la manufactura y el transporte exterior.

Pequeñas y diáfanas: priorizan la calidad sobre la cantidad. Un buen diseño hace que una casa de menores dimensiones funcione mejor y sea más confortable para sus residentes que una más grande peor diseñada.

Simples y modernas: atienden a las verdaderas necesidades de las personas y huyen de los espacios innecesarios y muy fragmentados. Las pequeñas habitaciones son oscuras e ineficientes, mientras que los grandes espacios son luminosos, más prácticos y más conectados con el exterior. No recrean supuestos estilos y materiales históricos o elegantes, sino que aportan diseños modernos con un uso sostenible de los materiales y los recursos, junto con una calidad de vida para sus inquilinos.

Iniciativas para promover el estilo “slow home”:

Los arquitectos John Brown y Matthew North tienen una concepción abierta y colaborativa de su proyecto. En su web, Slow Home, exponen varias de las iniciativas puestas en marcha para extender su idea a la sociedad. Entre ellas, un test para evaluar la calidad de diseño de cualquier casa, unos premios que destacan a las mejores viviendas lentas de varias ciudades o un libro sobre el tema, “What’s Wrong With This House?” (¿Qué está mal en esta casa?).

En su web ofrecen todo tipo de información, incluso en formato vídeo, y casos de viviendas que cumplen sus requisitos. Una de ellas es la Annie House, en Austin (Texas, EE.UU.). Diseñada por Bercy Chen Studio, se ha edificado para dos familias y consta de dos pabellones conectados por un pasillo de cristal. Cuenta con un certificado sostenible de ese estado y, al construirla, se utilizó un sistema para reducir al mínimo los residuos.

Fuente: Consumer

 

Como dice el refrán “las prisas no llevan a ninguna parte”… al menos, a ninguna buena. Vivimos en una sociedad acostumbrada a las prisas y a no prestar atención a los detalles, creo que es hora de cambiar de filosofía en todos los aspectos de nuestras vidas si queremos una vida con calidad.

16 junio, 2010 at 9:58 pm 4 comentarios

Lasaña de espinacas y cantarellus

Aprovechando algunos alimentos perdidos en la nevera, se me ocurre hacer una lasaña con un manojo de espinacas ecológicas que había pedido esta semana a Labregos de Aiquí y unos cantarellus que había comprado a granel y no les había dado uso. También me atreví a poner un contrapunto dulce con unas uvas pasas y unos piñones y el resultado fue este, a pesar de que la foto no es nada sugerente:

Ingredientes: seis placas de pasta para lasaña – un manojo de espinacas – 300 grs de cantarellus – un par de dientes de ajo – un puñado de piñones – un puñado de uvas pasas – mezcla de quesos al gusto – pimienta blanca – sal – aceite de oliva – crema de leche vegetal – semillitas de sésamo.

Con las manos en la masa: Ponemos la pasta a cocer el tiempo que nos indique el paquete. Limpiamos las espinacas y en una sartén las cocinamos a fuego lento, cuando hayan soltado el agua y estén tiernas apagamos y reservamos. En un cazo ponemos un chorrito de aceite y doramos los ajos cortados finos. Añadimos las setas lavadas y troceadas y cocinamos. Una vez cocinadas añadimos la crema de leche vegetal y salpimentamos el conjunto que añadiremos a las espinacas. Finalmente agregamos los piñones y las uvas pasas. En un recipiente para lasaña vamos colocando una placa de pasta y por encima el conjunto de espinacas y las setas. Así hasta terminar con todos los ingredientes y encima espolvoreamos los quesos y las semillitas de sésamo. Metemos al horno hasta que esté dorada la lasaña.

¡Que aproveche!

14 junio, 2010 at 9:30 am 1 comentario

Entradas antiguas


Hoy puede ser un bonito día… ¡disfrútalo!

junio 2010
L M X J V S D
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes. John Lennon (1940-1980)

Experiencia es lo que obtienes, cuando no obtienes lo que quieres. Randy Pausch (1960-2008)

Me han visitado:

  • 462,944 CURIOSILL@S

assagi

gracias

La Lista de Sinde

directorio de blogs de naturaleza
Paperblog
heart-wordpress
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons